Mantenimiento y cuidado del mobiliario infantil

¿Muebles de calidad y muy duraderos?

Sí, claro, es aquí.


Algunas de las cunas convertibles que fabricamos en Alondra están pensadas para llegar a transformarse en una habitación juvenil. Imagínate ;-)

Por eso, cuando compras un producto Alondra, lo haces pensando que estará contigo muchos años.

Nosotros ponemos mucho mimo en diseñarlos y fabricarlos. Por eso te queremos enseñar trucos sencillos pero eficaces, para que los cuides con el mismo cariño.

Si sigues nuestros consejos, tendrás muebles como nuevos para rato. O mejor dicho, para un montón de años.

Para la limpieza habitual de los muebles lacados o pintados

A tus muebles lacados les gustarán los paños suaves de algodón o microfibra, ligeramente humedecidos con agua. Les dan mal rollo las esponjas o trapos. Tienen miedo de rayar su bonita superficie.

Huyen de productos que contengan amoníaco, acetona o disolventes, pues saben que pueden ser abrasivos para ellos. Y tampoco se llevan nada bien con el exceso de agua, así que te agradecerán mucho que una vez que hayas pasado el trapo húmedo, intentes secar las acumulaciones de agua con un trapo seco.

Les chiflan los masajes con trapos secos, con movimientos circulares y sin presionar demasiado.

Si sigues estas recomendaciones, tendrás muebles limpitos y muy relajados ;-).

Limpieza de los muebles de melamina

Tus muebles de melamina también tienen predilección por los trapos suaves humedecidos en agua y con un producto no agresivo. Y les encantará si después les pasas un trapo seco para evitar el exceso de agua.

Te contamos un truco que no todo el mundo conoce: Quedarán como nuevos si usas un limpiacristales, de los que tenemos todos en casa.

Es recomendable no usar ni ceras ni aerosoles, ya que pueden engrasar el mueble. Y tampoco utilices trapos que cuenten con cargas electromagnéticas para atraer el polvo.

Aquí lo de “tú pasa el pronto y yo el paño” no sirve, como ves ;-).

Y por último, ten especial cuidado con nuestro amigo Lorenzo. Les gusta el sol pero si les da directamente, puede hacer que se estropeen.

Para proteger las partes de madera de tus muebles

Aquí sí nos viene genial una buena cera. Después de la limpieza, aplica una fina capa de cera sobre la madera. Espera cinco minutos y pule el mueble ligeramente con un cepillo de cerdas suaves o un paño. Pasados otros 30 minutos vuelve a pulir la madera con un poco más de brío.

¡Dar cera, pulir cera!

Conseguirás muebles felices y con su brillo original ;-).

Cuidado con el calor o las altas temperaturas

Al Igual que la luz del sol directa, una de las cosas que más miedo les da a los muebles Alondra, son las fuentes de calor (chimeneas, radiadores, estufas, etc).

Las altas temperaturas dañan los acabados de la madera y pueden hacer que los muebles acaben deteriorándose. Creemos que si tuvieran patas, huirían de las estufas, radiadores y chimeneas.

Les va más el fresquito ;-).

Un truco casero para borrar los arañazos

Los trucos de toda la vida son a veces los más efectivos. Las abuelas suelen ser un pozo de sabiduría en este sentido.

La nuestra nos ha dicho: “Cuando algún arañazo empieces a ver, cera para zapatos deberás poner” ;-). Recuerda que para conseguir un buen acabado, el color del betún debe ser parecido al de la madera.

Truco casi mágico para eliminar huellas de vasos

Si, a todos nos ha pasado.

El bebé duerme, tienes por fin tu rato de relax, te preparas una infusión calentita y…. oh, no, se ha despertado y llora…

Vas a su cuna, dejas la taza sobre la cómoda, le calmas con ese arrullo amoroso, y se vuelve a dormir. El problema es que cuando levantas la taza caliente, hay una indeseable marca en la madera. ¡Mecachis!

Te contamos esto para que no te ocurra :-). Pero si ya te ha pasado, no te preocupes, te damos un supertruco que arreglará gran parte del problema.

Aplica sobre el mueble cenizas mezcladas con aceite de oliva. Si, ya sabemos que suena a mejunje de hechicera, pero tú hazlo. Déjalo actuar y retíralo después con un paño.

Bueno, como es mejor prevenir que curar y para no tener que hacer nuestro mejunje, recuerda: No arrastres objetos sobre la superficie del mueble y utiliza siempre posavasos debajo de los objetos calientes, termos, biberones o vasos con bebidas frías que puedan dejar marca en la madera.

Para limpiar los sillones de lactancia de polipiel

Afortunadamente, es un tipo de tejido muy resistente a la suciedad y repelente al agua. Estas propiedades lo hacen un buen material para evitar la mayoría de las manchas del día a día. Aun así, siempre hay alguna mancha más traviesa que las demás. Lo que te recomendamos es que la retires en el momento que se produzca, o cuanto antes, para evitar que le coja cariño a tu sillón y se quede a vivir.

Si las limpias en el momento, suelen marcharse sin protestar ;-).

Hasta aquí nuestras recomendaciones

Desde Alondra te damos las gracias por cuidar bien de nuestros retoños.

Le ponemos mucho cariño a su fabricación y nos cuesta decirles adiós.

Pero lo hacemos felices, porque sabemos que van a hogares donde les cuidan como lo haríamos nosotros.

NEWSLETTER