Si eres madre o padre, ya te habrás dado cuenta de lo rápido que crecen los niños. Cuando queremos darnos cuenta, la ropa se le ha quedado pequeña estando completamente nueva. En la mayoría de los casos, los bebés crecen tan rápido que mucha de la ropa que les ponemos, sólo la hemos usado una vez. Es por ello, que la mayoría de los papás y mamás, intentan guardar toda esa ropita, con vistas a poder reaprovecharla para el hermano pequeño, si hay previsión de tener más hijos, o para los primos.

Lo que ocurre, es que en algunos casos, cuando queremos volver a usarla, nos damos cuenta de que la ropa no está igual de nueva, que cuando la habíamos guardado y, sobre todo, no tiene ese olor a ropa de bebé nueva, que antes sí tenía. Por ello, en este artículo queremos darte recomendaciones para saber cómo guardar y cuidar la ropa de bebé.

Consejos para guardar la ropa de bebé

Como decimos, no es nada raro que los hermanos pequeños reutilicen la ropa de los hermanos mayores. Lo cierto, es que esto conlleva muchos beneficios. Entre ellos, la solidaridad entre hermanos. Sin embargo, para poder hacerlo, debemos llevar a cabo ciertas medidas para guardar la ropa de bebé, con el fin de conservarla en buenas condiciones cuando llegue el momento de volver a utilizarla. Desde Paz Rodríguez, tienda de ropa para bebés, nos dan los mejores consejos para ello.

Ropa de bebé Paz Rodriguez

 

El primer consejo es el de revisar toda la ropa de bebé que pretendes guardar, y hacer una selección de todo lo que no esté en buen estado para desecharlo. Es normal, que encuentres prendas a las que has cogido cariño, pero que su estado no sea el más óptimo para guardarlas. En este caso, debes enfrentarte a esta tarea con franqueza para evaluar tanto su estado como su utilidad.

Una de las prendas de bebé que puedes guardar sin problemas, a parte de la ropita habitual, son los patucos y zapatitos hechos de crochet o ganchillo. Si bien es cierto, que el calzado no debe heredarse entre hermanos, bajo ningún concepto, por motivos de salud postural de los pies de los niños - cada niño tiene una forma distinta en los pies -. Este caso es una excepción, ya que este tipo de zapatitos no han sido usados para caminar. Eso sí, antes de guardarlos, es aconsejable que los laves.

Armario con cajonera para guarda la ropa de bebé

Es recomendable contar con un armario y cajonera de bebé en el que guardar toda la ropa. Este tipo de muebles están diseñados para poder aprovechar al máximo todo su espacio y capacidad de almacenaje. Además cuentan con un montón de extras como baldas, barras, compartimentos… Puedes echar un vistazo a nuestros precios de mobiliario infantil. También tienes la opción de usar un armario de adultos customizado. Al tener más espacio, por ejemplo, en la zona de las barras puedes añadir una barra extra, justo abajo aprovechando el espacio.

A la hora de colocar la ropa de bebé en los cajones, utiliza divisores. De esta forma tendrás todo mucho más controlado y organizado por tipologías, por ejemplo. Las perchas de bebé son importantes. Toda la ropa de bebé que necesite colgarse, debes hacerlo en este tipo de perchas para que no se deformen.

Guarda la ropa de bebé en cajones herméticos. Así, evitarás que entre polvo y que éste desgaste y deteriore las fibras de la ropa de tu bebé. Una vez en los cajones, clasifícala por tallas. De esta forma, te será mucho más sencillo localizarla cuando se la quieras poner al segundo bebé. Si mantienes toda la ropa guardada en el mismo lugar, será mucho mejor a la hora de buscarla. Evitarás volverte loca o loco con la típica pregunta “¿Dónde narices guarde esto…?

Cómo cuidar y conservar la ropa del bebé

Como guardar la ropa de bebé

Un paso muy importante, antes de guardar toda la ropa del bebé es que debes lavarla con los mismos cuidados, que aplicabas cuando el bebé la usaba. Esto es importante para eliminar esas manchas difíciles y evitar, que – si son de restos de comida- generen o atraigan bichos, que lleguen a comerse el material o hacer nidos en ella. Ni qué decir, que debes lavar la ropa siguiendo las instrucciones de la etiqueta y del fabricante.

Además, también es recomendable plancharla, puesto que la ropa arrugada ocupa más espacio que la que está planchada. Por supuesto, debemos asegurarnos de que toda la ropa de bebé está completamente seca a la hora de guardarla. De lo contrario, podría acumular humedad.

Si van a pasar varios años hasta que vuelvas a usar esa ropa de bebé, es importante que retiremos los botones de aquellas prendas más delicadas. Estos botones podrían oxidarse y estropear el tejido de alrededor. Guárdalos en una cajita, que puedas tener localizada para no perderlos.

Busca un lugar libre de humedades y polvo para guardar la ropa de tu bebé. Así evitarás olores, que no son agradables, e incluso, la aparición de moho. Si prefieres guardar la ropa de tu bebé en cajas para poder seguir utilizando el armario, evita que esta sean de cartón. Este material no es el más adecuado para guardar ropa durante mucho tiempo. Con el paso de los días la ropa de bebé guardada en cajas de cartón, adquiere un olor a “cerrado”, que no suele ser agradable. Tampoco debes guardar la ropa de bebé en bolsas de plástico, ya que estas podrían transferir humedad.

Colgador para ropa de bebé

Una buena opción de almacenaje y conservación de la ropa del bebé, son las cajas de almacenaje de plástico con tapas. Pero debes tener en cuenta, que has mantenerlas en lugares en los que los rayos del sol no incidan demasiado para que los colores de las prendas no se deterioren.

Usar bolsas de ropa con selladas al vacío es otra opción recomendable para conservar la ropa del bebé. Gracias a ellas, todo lo que guardes quedará protegido del polvo y el moho, ocupando mucho menos espacio en las cajas o baldas en las que la guardes. Lo único que debes tener en cuenta es, que al sacarla, probablemente esté un poco arrugada.

Antes de usarla nuevamente, lo recomendable es lavar toda la ropa con un detergente suave y secarla de forma natural. Así evitarás problemas de ácaros e irritaciones en la piel del bebé.

Muchas madres y padres dudan de la conveniencia de guardar y reutilizar la ropa de los hijos mayores para los pequeños. Pero lo cierto es, que este hábito trae consigo mucho beneficios, no sólo económicos. Si no, también estableciendo lazos entre ellos. En muchos casos, el hecho de que el hermano mayor sepa que su hermanito lleva su ropa, hace que este desarrolle un muy positivo sentimiento protector.

¿Te ha parecido útil este blog? Puedes ver más aquí.