El primer baño del bebé es uno de los momentos más tiernos y bonitos cuando un nuevo miembro llega a la familia. Quizá también sea uno de los más esperados a la par que temidos. Bueno, más que temidos, que infunden respeto y dudas por si se está haciendo correctamente.  

A pesar de los miedos, la hora del baño del peque es una ocasión ideal para pasar en familia. Bañar al bebé incrementa la formación del vínculo entre el peque y los padres. Además, puede ser el momento perfecto del día para relajarse y pasarlo bien. 

El primer baño del bebé recién nacido

niña en una bañera para preparara el primer baño del bebé

La Asociación Española de Pediatría dice que las necesidades de bañar al bebé dependen de su nivel de suciedad, por tanto, esta cuestión está directamente relacionada con la edad del pequeño. Esto se debe a que, hasta los seis meses, el bebé no tiene tanta actividad, por lo que no necesitará bañarse con tanta regularidad.

Por tanto, para los recién nacidos, tres o cuatro baños a la semana es suficiente. A partir de los seis meses, o cuando el peque ya empiece a gatear o andar, el baño diario se aconseja para mantenerlo siempre limpio.  

Para los recién nacidos, con el cordón umbilical reciente y que todavía no ha caído, se recomienda que el baño consista en mojar las diversas partes del cuerpo del bebé con una esponja. Si decides emplear este método, puedes mantener al peque tapadito e ir descubriendo poco a poco las zonas que vayas a limpiar. De este modo, evitas que el bebé coja frío. 

Por otro lado, la AEP especifica sobre el cordón umbilical: «debe lavarse a diario con agua y jabón y posteriormente secarse de forma adecuada». Sin embargo, tras una breve investigación, podrás observar que las recomendaciones son diferentes dependiendo de la autoridad sanitaria de cada lugar del mundo dónde consultes.  

El consejo de Alondra 

Las opiniones sobre si bañar o no al bebé antes de que se caiga por completo el cordón umbilical son diversas. Del mismo modo que lo son las recomendaciones sobre cuándo realizar el primer baño del bebé. Sin embargo, debes tener siempre presente que es mejor que te dejes asesorar y aconsejar por el personal médico encargado de vuestro caso. 

¿Cómo hacer el primer baño del bebé?

Para cuando ya vayas a sumergir a tu peque en el agua, lo ideal es emplear una pequeña bañera de su tamaño. De esta forma estará siempre controlado, ya que el espacio se acoplará a él. Lo mejor para poder controlar en todo momento el baño y tener todas las cosas que vayas a necesitar a mano es emplear una bañera mueble.  

Mueble bañera Life y interior para el primer baño del bebé

En Alondra disponemos de varios modelos, como, por ejemplo, el mueble-bañera-cambiador de madera Life. Este complemento tiene un estilo nórdico, combina el blanco con una de las fronteras del cajón en textura de madera. Tiene cuatro cajones de gran capacidad y una tapa superior para guardar la bañera. Como elemento de seguridad, el mueble incorpora cuatro ruedas con bandas de goma, dos de ellas con freno. 

Las bañeras mueble de Alondra incluyen un vestidor o cambiador para la parte de arriba mientras el mueble está cerrado, una bañera con desagüe y una jabonera que se puede extraer del lateral. Esto resulta de gran utilidad, ya que la puedes colocar en el lado del mueble que mejor te venga.  

Sobre nuestros muebles bañera debes saber que, mientras la cubeta de plástico para el baño esté puesta, el cajón superior no se puede abrir. Sin embargo, lo bueno de tener este tipo de mueble en casa es que, una vez el peque deje de bañarse ahí, tendréis en casa una cajonera más para toda la vida. Es ideal para almacenar todos los elementos del baño cuando todavía sea peque, pero también es perfecto como espacio de almacenaje extra para cuando sea más mayor. 

cómo hacer primer baño del bebé con mueble bañera Alondra en habitación

Lo que necesitas saber para el primer baño del bebé

1 La temperatura del agua debe estar entre los 36 y los 38 ºC, es decir, más o menos como la temperatura corporal. Del mismo modo que la habitación para el baño. Elige una estancia más pequeña para poder calentarla rápido y que se mantenga la temperatura en todo momento.

El baño es el lugar más recomendado porque, por norma general, es una habitación bastante aislada y que no contiene corrientes de aire inesperadas.  

2 Emplea una esponja suave, fina o la misma mano para lavar al peque. Una de las dudas más frecuentes para el primer baño del bebé es qué jabón usar. El gel que deberás utilizar tiene que tener un pH neutro y sin irritantes. ¡Seguro que en la farmacia te asesoran de lujo! 

3 Para secarlo, intenta que la toalla sea también lo más suave posible. Deberás hacerlo sin frotar para no provocar irritaciones en su piel. ¡Es súper importante secar muy bien las zonas con pliegues como el cuello, las axilas, las ingles y los genitales! 

4 Lava el pelo cuando lo necesite. De igual forma, depende de la edad del niño y está relacionado con el grado de suciedad que el pelo contenga. Si el cabello de tu peque es graso, deberás lavarlo con más frecuencia. Si es más seco, no necesitará tantos lavados.

Es importante primero secar bien el pelo con una toalla y después terminar el secado con un secador a baja temperatura. 

¿Cuándo es el momento perfecto para bañar al bebé?

Esta cuestión es bastante relativa y personal. Como ya hemos adelantado, lo mejor es que el baño del peque se realice en familia. Es una forma perfecta de crear recuerdos bonitos y divertidos, además de que tener ayuda siempre es mejor si el bebé está nervioso o si, por lo que sea, se te olvidan algunos elementos indispensables.  

Por este motivo, el momento del día en el que hacerlo depende del tiempo y las rutinas que practique la familia en general. Sin embargo, nuestra recomendación es hacerlo antes de la hora de dormir, ya que es un buen método para dormir a un bebé recién nacido. Y no solo cuando son tan peques, sino cuando son mayores es la forma perfecta de crear una rutina para acabar el día y para que sepa que va llegando la hora de descansar, para todos 😉.  

Además de crear rutinas, la AEP asegura que es una buena ocasión para «favorecer la autonomía del niño». Sobre todo, cuando ya realiza acciones por sí solo. «Entre los 6 meses y el año de edad el momento del baño se convierte en una oportunidad de juego y diversión. A partir del año de vida los niños pueden entender lo que está ocurriendo y comenzar a participar en su higiene», afirma la AEP.  

Con todos estos consejos y recomendaciones podrás hacer que el primer baño del bebé sea vuestro momento favorito del día. Es normal que las primeras veces sea algo caótico y descontrolado. ¡Pero no te preocupes! Nadie nace sabiendo 😉, así que con la práctica verás que cada vez es más fácil y, sobre todo, ¡divertido!