En el último post os contábamos la mejor opción para amueblar la habitación del bebé haciendo especial hincapié en los aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger la mejor cuna para tu bebé. Una mecedora de lactancia es otra de las compras más importantes e imprescindibles que una futura mamá ha de hacer para la salud del bebé, pero también para la suya.

¿Por qué comprar una mecedora de lactancia para el bebé?

claves para elegir la mejor silla de lactancia

El inicio de la lactancia puede no ser fácil. Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de dar el pecho (o el biberón) es conseguir una postura adecuada para el agarre del bebé y cómoda para la madre. El sillón o mecedora de lactancia es un imprescindible para ello.

Ten en cuenta que cuando el bebé llega a casa, vas a pasarte muchas horas dándole de comer, por lo que ambos necesitaréis estar lo más cómodos posible. No estaréis igual de cómodos en la cama, en una silla o en el sofá.

Los sillones de lactancia producen un relajante vaivén para el bebé, que lo tranquiliza y reconforta. Además, favorecen la producción de leche materna. Si estás buscando una mecedora de lactancia o sillón de lactancia, te explicamos cómo debe ser.

Alondra te asesora

La butaca mecedora de lactancia no es solo útil para la lactancia. Es imprescindible para muchos más momentos. Para el papá será un gran aliado a la hora de calmar o dormir al bebé meciéndolo, aprovechando el balanceo.

Claves para elegir una buena mecedora de lactancia

El proceso de decidirse por la mejor mecedora de lactancia para amamantar al bebé puede ser realmente intimidante, ya que en el mercado existen muchos modelos con diferentes características y diseños. Pero, al igual que en el post para elegir la mejor cuna para el bebé te decíamos: "¡tranquilidad!", en este te decimos lo mismo. A continuación vamos a explicártelo de tal manera que su compra sea lo más sencilla y fácil posible.

Y te estarás preguntando..., ¿por qué necesito una silla mecedora de lactancia? Después de un largo y agotador día con tu bebé, una buena y cómoda butaca mecedora para lactancia os aportará múltiples beneficios. Por ejemplo, ayudará a la producción de leche materna y ayudará a que el bebé y la madre se relajen, gracias al vaivén que ofrece.

Una vez conoces sus grandes beneficios, vamos a ver que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir una mecedora para dar el pecho (o el biberón) al bebé.

  1 Una mecedora de lactancia debe ser práctica y cómoda:

mejor mecedora de lactancia para bebés

Esta es la característica principal que debe ofrecer una buena mecedora de lactancia. Ten en cuenta que durante los primeros 6 meses del bebé pasarás muchas horas en ella, bien dándole de mamar o bien intentándolo calmar durante la noche.

En este caso, el sillón deberá de tener una base mullida con un diseño ergonómico y adaptable a la postura de la madre, así como ofrecer el suficiente apoyo para que puedas levantarte y ponerte de pie sin molestar al bebé. También es importante que el sillón de lactancia disponga de unos apoyabrazos anchos, ya que debes poder apoyarlos con comodidad para aliviar las tensiones del peso del bebé. De hecho, los apoyabrazos permiten un mejor posicionamiento durante la lactancia.

Otra característica a tener en cuenta para que una mecedora de lactancia sea cómoda es el reposapiés, pues permitirá disminuir la presión de la espalda. En Alondra encontrarás unos puf para lactancia de lo más cómodos.

2  Una mecedora de lactancia debe mecerse con facilidad:

El balanceo es un factor que ayuda a que el bebé y la mamá puedan relajarse, convirtiendo el lugar de lactancia en un espacio de paz para disfrutar. Por ello, es necasrio que el sillón de lactancia ofrezca movimientos suaves y estables, sin que requieran demasiada fuerza. Todos nuestros sillones de lactancia son balancín, pero también disponen de una posición fija, por si se quiere utilizar para sentarse.

mecedoras de lactancia balancín

 

  3 Una mecedora de lactancia debe ser de fácil limpieza:

Se recomienda elegir un tejido que se pueda limpiar con facilidad con una toallita o trapo húmero y resistente a las manchas, ya que puede ensuciarse habitualmente con la leche de la toma. En este caso, la microfibra es una muy buena opción, así como los tejidos similares a la piel. Aunque también se puede elegir un sillón de tela, siempre y cuando sea anti manchas y fácil de limpiar.

En Alondra tenemos muy claro este punto, por eso todas nuestras mecedoras de lactancia están fabricadas en 3 tejidos diferentes, para que elijas el que más te guste: polipiel micro-perforada, polipiel y tela resistente a las manchas.   

sillón de lactancia de fácil limpieza

                                                                         

4 Una mecedora de lactancia debe ser duradera:

Entendemos que no se va a amamantar al bebé siempre, pero eso no significa que no se pueda darle más de un uso a la silla de lactancia una vez terminada esta etapa.

Pensar en el futuro es un factor importante a tener en cuenta.  En este caso se puede utilizar como sofá extra en la habitación juvenil, cuando el bebé crezca o, incluso, en el salón de la casa. Es más, es una silla cómoda de la que puede beneficiarse toda la familia, y de hecho, es habitual que no se compre solo con los fines mencionados.

En Alondra encontrarás sillones de lactancia con diseños atemporales y duraderos, como nuestro sillón GLAM.

 5 Una mecedora de lactancia debe ser segura:

mecedora de lactancia fija

Para evitar accidentes no deseados, es aconsejable elegir una silla de lactancia con un mecanismo de bloqueo que impida que la silla se balancee cuando no esté en uso.

Todos nuestros sillones de lactancia tienes 2 posiciones: posición balancín y posición fija. Durante la toma del bebé, utilizarás la posición balancín, pues el vaivén que ofrece permitirá que tu bebé se relaje. Mientras no esté en uso, colocarás la posición fija, de esta manera evitarás incidentes no deseados.

 

 6 Y por último, una mecedora de lactancia debe ser bonita ;)

No olvidemos este punto. Una habitación infantil con mobiliario bonito siempre alegra el día a cualquier mamá y papá. ¡En Alondra de eso sabemos mucho!

mecedora de lactancia con patas de madera

 

Otras características de la silla mecedora a tener en cuenta para acertar:

  • Fíjate en las medidas:

La altura y profundidad del asiento debe ser la que te permita a ti, mamá, levantarte con un bebé de entre 3 y 10 kilos en la posición exacta en que estás sin manos. Es decir, si es demasiado bajo, necesitarás las manos para apoyarte en los brazos del sillón y esto no es práctico. Debes poder levantarte sin usar las manos.

La altura del reposabrazos también es importante. Aquí no valen butacas con brazos bajitos, por muy bonitas que sean. Se necesita que sea la suficiente para que, apoyando ahí el brazo, tu bebé pueda manar con comodidad. Es decir, que el brazo de la madre quede a la altura adecuada en relación a la altura del pecho.

La altura del respaldo es muy importante. Debes poder apoyar la cabeza cómodamente, por lo que el reposacabezas debería de sobresalir por encima de tu cabeza para que puedas apoyarla y quedarte incluso dormida durante las tomas nocturnas.

  • Dónde vas a colocarla:

Una vez deicida la silla de lactancia perfecta, se debe considerar la creación de un espacio para la alimentación del bebé, asegurándote de que se tiene todo lo necesario para amamantar al bebé, al igual que los recursos necesarios para la madre.

comprar sillon de lactancia a tu medida