Una de las dudas más frecuentes que tienen las mamás y papás primerizos es cuándo deben pasar del colecho a la cuna a los hijos. La práctica del colecho conlleva someterse a opiniones dispares y contrapuestas, del mismo modo que lo hace la decisión de dejar de practicarlo.  

Desde Alondra queremos transmitirte la seguridad que necesitas para tomar esa decisión con total libertad. Asesorarte en todo lo que necesites es uno de nuestros objetivos principales, así que...¡Vamos a ello!

Del colecho a la cuna

La felicidad y la incerteza son dos sentimientos que invaden a los papis primerizos desde el momento en que conocen la gran noticia. Pero, déjanos decirte que las dudas y los miedos sobre qué será lo mejor para el peque son normales.  

La necesidad de tener un contacto más estrecho con la madre es mayor en los primeros meses de vida del bebé. El colecho permite proporcionar a los peques una respuesta rápida a esta necesidad.  

 

Alondra te asesora

minicuna sidecar para practicar colecho

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en la Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna recomienda que para practicar el colecho de manera segura se utilice una cuna sidecar o cuna cama con las características para el colecho.

 

Una cuna sidecar es aquella con la que practicar el colecho con la cuna pegada a la cama de los padres. Por tanto, deberá tener unas características y unos componentes específicos que permitar adherir la cunita a la cama grande.

 

Esto se llama colecho seguro, ya que el bebé siempre tendrá su espacio y un entorno de descanso apto y diseñado específicamente para él.

 

Pero, ¿cuándo debemos dejar de practicar el colecho? 

Como ya sabes, alrededor de esta cuestión se encuentran tantas opiniones como personas existen...  

La verdad es que la respuesta es bastante sencilla. El colecho favorece la lactancia materna y, a su vez, la lactancia reduce el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante. Por tanto, dejar de practicar el colecho podría producirse cuando el bebé ya no base su alimentación principal en la leche materna.  

Si el colecho se practica en una cuna acondicionada para ello, una opción es empezar a pasarlo a la cuna individual a partir de los seis meses. Con esta edad el bebé todavía es demasiado pequeño para dormir en una habitación solo, pero puede seguir durmiendo en la habitación de los padres con la cuna convencional.  

Pero, por otra parte, tampoco debes determinar concretamente el final del colecho con el fin de la lactancia. El SMSL puede ser peligroso hasta el año de edad, por tanto, que el bebé duerma cerca de ti es importante. De esta manera, practiquéis o no el colecho, podrás estar más pendiente de él si dormís en la misma habitación 

Uno de los objetivos principales del colecho es reducir el miedo o estrés que pueden sufrir tanto el bebé, como los padres a la hora de dormir por la noche. Esta práctica lo que conlleva es que ambas partes gocen de un descanso reparador y un sueño más profundo. 

Por esta razón, el periodo de transición entre el colecho y la cuna requiere paciencia. ¡Es lógico hacerlo poco a poco! De este modo, puedes ir probando cómo reacciona el peque y ver qué ritmo es el más adecuado para vosotros.  

Otro factor que determina este cambio puede ser las dimensiones y la rapidez con la que crezca el peque. Si el colecho se practica en una minicuna, en el momento en que no quepa más en ella, será el momento de producir el cambio.  

Lo que queremos transmitirte desde Alondra es que no existe una norma generalizada ni unas directrices concretas para realizar el cambio. Así que ya sabes... Cada caso es diferente, ¡marcad vuestro propio ritmo! 

 

El consejo de Alondra

Debes tener en cuenta que, aunque nosotros te lo contemos de primera mano, debe ser el personal médico y de enfermería el que te asesore correctamente en los pasos a seguir para realizar los cambios con tu peque.


Descubre las opciones Alondra para pasar del colecho a la cuna y...¡mucho más!

Cuna-cama-escritorio de 60x120 cm.

Con estas características, en Alondra disponemos de dos modelos de cuna-cama de 60x120 cm, el OMNI y el Nexo. Este último, a su vez, tiene un hermanito llamado Nexor, con algunos elementos acabados en madera 

Como sabes, nos encanta preparar nuestros productos para que sean duraderos y los utilicéis por mucho tiempo. Por ello, estas dos cunas son evolutivas y las puedes utilizar primero para practicar el colecho y después como cunas convencionales.  

del colecho a la cuna con OMNI 5 en 1
Cuna NEXO para colecho con la cuna pegada a la cama

 

Además, las cunas-cama de 60x120 cm son ideales para preparar la transición de la cuna a la cama de 90 cm. ¿Por qué son perfectas para realizar el cambio?  

Ambos modelos se pueden transformar en camitas infantiles de 60x120 cm, de esta manera tu peque puede tener su propia camita de mayor desde bien temprano. El kit de barrera infantil es opcional y se puede utilizar para aportar mayor seguridad a esta transición. 

Tras su uso como cama, ambas opciones alcanzan otra etapa de crecimiento de tu peque. De este modo, se transforman en un precioso escritorio ideal para preparar su propia zona de estudio o manualidades.  

Por si fuera poco, la cuna-cama OMNI añade un uso más y puede servir a tu pequeño angelito como sofá infantil aprovechando la barandilla junior. 

Cuna-cama de 70x140 cm.

Si lo que estás buscando para pasar al bebé del colecho a la cuna es una opción más duradera, puedes optar por la cuna-cama C160 o la cuna-cama-escritorio Premium Kurve. Ambas tienes unas dimensiones de 70x140 cm, por lo que tu peque cabrá en ellas más tiempo.  

Del colecho a la cuna Premium Kurve
del colecho a la cuna C160

 

Del mismo modo, pueden servir para preparar la transición a una cama de dimensiones mayores puesto que las dos tienen la opción de convertirse en una cama de 70x140 cm.  

Por su parte, la cuna Premium Kurve tiene un uso más y se transforma en escritorio una vez tu peque deje de usarla como camita. 

Cuna-cama-escritorio de 70x140 cm.

Lo que más nos gusta de la cuna OMNI XL es que alcanza muchas etapas de crecimiento del peque, por lo que te permite alargar su vida útil de forma considerable.  

Esta cunita de 70x140 cm es un 6 en 1 y aúna en un mismo mueble diversas posibilidades. Sirve como cuna de colecho, como cuna convencional, como camita y sofá infantil, como cama Montessori y, por último, como escritorio.  

cómo pasar del colecho a la cuna con OMNI XL

Para incrementar la seguridad de tu peque, al usarla como camita convencional, Montessori o como sofá, de manera opcional, puedes adquirir la barrera infantil para la cuna OMNI XL

Cama Montessori de 70x140 cm.

Por último, en Alondra queremos darte la posibilidad de practicar la filosofía Montessori desde bien temprano. Por ello, como última recomendación, nos queda hablarte de las camas Montessori Indy y Homy de 70x140 cm.  

del colecho a la cuna con cama Montessori INDY
del colecho a la cuna con cama Montessori Homy 70x140

 

Si te planteas diseñar la habitación de tu bebé con estilo Montessori, estas opciones están pensadas para pasar a tu peque directamente desde la minicuna a la camita. Nuestras camas Montessori permitirán que tu peque adquiera más autonomía e independencia a la hora de irse a dormir.  

Por otro lado, empezar pronto a practicar el método Montessori facilita notablemente la transición a la cama grande de 90 cm. Creando un espacio apto y seguro para desarrollar esta filosofía lograrás potenciar el autoaprendizaje de tu peque 

Desde Alondra queremos darte todo nuestro apoyo y compresión. El proceso para pasar del colecho a la cuna es algo muy íntimo y que depende de cada niño y de cada familia. Así que, disfruta cada momento con tu peque y ¡no te obsesiones con los cambios!